Terapia de pareja

terapia de pareja

¿Qué es la terapia de pareja?

Es el tratamiento psicológico que se ofrece a ambos miembros de una pareja con el fin de conseguir un mayor entendimiento, comunicación,  colaboración y aceptación del otro. En estos casos la ayuda externa de un psicólogo mediante la terapia puede ser determinante para encauzar la vía del entendimiento y conseguir que la pareja se recupere.

Es conveniente la predisposición de ambos en la búsqueda del objetivo de restaurar la relación. Inicialmente suele ser uno el que detecta la existencia del problema y solicita la ayuda mientras el otro está más reticente a iniciar el tratamiento. Una vez  iniciada la terapia y subsanadas las dudas iniciales, son ambos los que perciben mejoría en su calidad de vida de pareja y se interesan por continuar avanzando en la terapia.

Ser una pareja perfecta no significa no tener problemas, sino aprender a resolverlos juntos

¿Cuándo deberíamos acudir a terapia?

En ocasiones podemos ver que nuestro problema no tiene solución. Pese a haberlo intentado por nosotros mismos, no vemos que se pueda hacer nada más para solucionarlo. Llegamos a creer que la separación (evitación del problema) es la única alternativa posible. No obstante aun sabiendo que  “la separación es una opción que siempre estará ahí”, merece la pena  intentar resolver favorablemente la relación antes de tomar una decisión (en muchas ocasiones equivocada) tan dolorosa como es romper una pareja con todas las repercusiones que conlleva, no solo para ellos sino para los hijos si los hubiera. 

Vivir en pareja puede ser algo maravilloso. Pero si las cosas no funcionan bien, puede llegar a provocar un sufrimiento constante que nos impide ser felices.

terapia de pareja

Uno de los problemas más frecuentes es la falta de comunicación con el otro

Los problemas más comunes en una pareja

terapia de pareja

La terapia de pareja suele ser muy efectiva si se acude a tiempo y hace que las personas vuelvan a recuperar la ilusión por su compañero/a, sus proyectos de futuro, su vida social y su autoestima. Ya que, cuando se sufren problemas en la relación, se nos suelen desestabilizar los pilares de todas las áreas de nuestro autoconcepto: físico, sexual,  emocional, personal, familiar y social.

  • Problemas de comunicación

  • Dependencia emocional

  • Situaciones de crisis

  • Celopatías

  • Problemas con las familias de origen

  • Conflictos y/o desacuerdos por los hijos