Infancia y adolescencia

La educación emocional es clave para el bienestar de los más pequeños

infancia adolescencia

Durante la infancia y la adolescencia hay que enseñar aquellas habilidades que necesite para poder adaptarse de forma positiva a su entorno. Por esta razón es imprescindible darle apoyo emocional y ayuda para resolver conflictos con otras personas, entender emociones y solucionar problemas.

Un desarrollo adaptativo en el área emocional es fundamental en nuestras terapias. Por consiguiente el niño puede establecer futuras relaciones interpersonales afectivas adecuadas y favorece a un desarrollo de la personalidad general equilibrado.

Tratarlo a tiempo evita que los problemas resurjan en la etapa adulta

¿Cómo afecta a nuestros hijos?

La carencia de recursos para la comunicación emocional en la infancia hace que se comuniquen a través de su conducta y sus llamadas de atención a los padres. Esto dificulta a estos su interpretación y desborda la situación. Por ello incluimos a los padres en la terapia. El contexto familiar cuenta con un papel fundamental y recibirán nuestro apoyo y asesoramiento de la situación para una mejor comprensión y mejora de la convivencia.

La adolescencia es una de las fases de la vida más importantes. En ella experimentan los grandes cambios de conducta y emocionales. Debido a ello, establecer estos cambios con la ayuda de un experto va a ser fundamental para mejorar su desarrollo para la vida adulta.

En el ámbito escolar existen causas que dificultan y limitan el adecuado progreso académico. Estas abarcan desde dificultades específicas de aprendizaje hasta otras causas como la propia motivación del niño a acudir a clase. Además de condicionantes ambientales como el entorno socio-cultural o el ambiente emocional de la familia. Por lo tanto es necesario incluir a los miembros de la familia en la terapia. 

infancia adolescencia

¿Qué potenciamos en la intervención psicológica?

Un trabajo previo en la infancia podrá evitar problemas futuros en tu hijo/a. Algunos de los principales problemas relacionados con la salud mental afloran y se quedan anclados. Finalmente vuelven a emerger con mucha más fuerza en la etapa adolescente y adulta. 

  • Un espacio de comodidad para que puedan confiarnos sus emociones

  • Aumento de la motivación en el ámbito escolar

  • Desarrollar la capacidad de resolver problemas

  • Detectar los propios errores y autoevaluarse

  • Fomentamos su autonomía y autoestima

  • Relacionarse de manera positiva con sus iguales

  • Gestión de las emociones y ejercicios de relajación

Una atención temprana mejora sus relaciones interpersonales y el desarrollo de su personalidad